¿Dónde jugarán los niños? - #CiudadesFelices

´¿Dónde jugarán los niños? fue el nombre del tercer álbum de estudio de la banda de rock mexicana Maná, y en la canción con el mismo nombre plantea un escenario en donde justamente no hay espacios para que los niños se recreen y este no es un escenario muy lejano a lo que nos está pasando hoy como ciudad….´



¿Dónde jugarán los niños? fue el nombre del tercer álbum de estudio de la banda de rock mexicana Maná, y en la canción con el mismo nombre plantea un escenario en donde justamente no hay espacios para que los niños se recreen, y este no es un escenario muy lejano a lo que nos está pasando hoy como ciudad, y particularmente en la zona oriente de nuestra capital.


Según el City Prosperity Index, del organismo ONU – Habitat publicado en 2018, nuestra ciudad de San Luis Potosí, obtiene una calificación de 48.26 de 100 puntos posibles en el rubro de Áreas Verdes per cápita, esto quiere decir que solamente la mitad de nuestros más de 900 mil habitantes según el censo 2020, tiene acceso a un espacio donde recrearse, hacer deporte, y dispersarse de la vida cotidiana, solo el 50% de nuestros niños tienen donde jugar.


Totalmente insuficiente cuando en términos legales, el 10 o 15 % de la zona habitacional generada por desarrolladores privados, que comprenden más del 80% de nuestra ciudad, debería de estar destinada a áreas verdes, las comúnmente denominadas, áreas de donación; sin embargo, estás zonas se encuentran desérticas, literalmente, pues no existe una legislación que permita su mantenimiento integral posterior a la entrega de las mismas por parte de las empresas privadas hacia el gobierno.


¿Dónde juegan nuestros niños?; pues actualmente en las calles, en donde es posible, en las redes, en los video juegos y/o en la escuela, cuando pueda ser posible nuevamente.


No estamos haciendo nada, ni sociedad, ni gobierno por impulsar que estos espacios tomen forma, tomen vida y se conviertan en regeneradores de el aire que respiramos, recreadores de juventud, espacios que nos permitan prevenir adicciones, delito, etcétera.


La solución esta en exigir que haya partidas presupuestales avocadas única y exclusivamente a darle vida a estos espacios, a generar nuevos, a conectar los ya existentes, a buscar afanosamente que este 10 o 15% de áreas de donación sean motores de vida y salud para todos los ciudadanos, es una corresponsabilidad que actualmente no sucede.


Ejemplos de ciudades verdes hay muchos, quizás los más reconocidos sean: Canberra en Australia, Romerstadt en Alemania; Milanino, en Milán, Italia; Pinelands, en Cap Town, Sudáfrica, o Greenhills en Hamilton County, Ohio, Estados Unidos.


El camino es largo, si, pero es tiempo de empezar.


Hace algunos años, llamaban a San Luis Potosí, la ciudad de los jardines, considero que es momento que ese mote regrese, y regrese con fuerza, con la posibilidad de que suceda, espacios hay, voluntad hay, recurso seguramente hay o habrá, solo tenemos que hacer que suceda, para que, en los próximos 10 años, la pregunta ¿Dónde jugarán los niños? sea recordada solo por haber sido el nombre del tercer álbum de estudio de la banda de rock mexicana Maná.



#CiudadesFelices #DesarrolloSustentable #CiudadesPositivas



Nos leemos la próxima. Escríbeme: hola@luisangelgonzalez.mx



36 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo